Aprender enseñando

José Antonio Fernández Bravo

Este experto en matemáticas y en procesos de enseñanza innovadores explica cómo debe ser el modelo educativo y, sobre todo, los maestros, para mejorar la educación de los niños y favorecer el aprendizaje.

José Antonio Fernández Bravo

‘Escuchar a los niños es simplemente entender que hay un motivo por el que hacen o por el que dicen las cosas. Si yo quiero investigar, investigar educativamente significa escuchar al niño cuando vive el acto de pensar, es decir, voy a intentar entender por qué dices lo que dices para poder ayudar. Y escuchar es tenerle en cuenta, es respetarle, es entender que él no falla o lo hace mal porque quiera, de forma intencionada, sino que siempre hay un porqué detrás. En un video cuento como pregunto a un niño -Si tienes 3 caramelos puedes comerte 5? El me dice – NO. y yo le digo MUY BIEN. Ahora dime porque no? El me dice : PORQUE VOMITO. ¡Este niño no razona me digo¡ platico con su madre y me cuenta que una ocasión se enfermó por comer muchos dulces y le dijo que no comiera mas de 3 dulces porque si lo hacía se enfermaria. Entonces hay una razon a su respuesta que tú como adulto deberás averiguar para encauzarlo y para evitar el error de interpretación. Esto es lo grande del maestro que escucha. Escuchar es permitir que nuevos horizontes se abran, que nuevos canales se concreticen’.

He sido 18 años maestro con niños, luego pasé a formación de adultos. Los niños me han dicho mucho más con la mirada; y hay dos clases de mirada, la que comprende y no puede hablar, y la que no comprende. Ambas son igual de tiernas, y tienes que distinguirlas porque ambas te dicen mucho. Cuando la respuesta que me dan no coincide con las respuestas que yo espero debo investigar que hay detras de ello y al encontrar ese motivo aprendo de ese niño. Por eso digo que son los niños los que me enseñaron a enseñar.

El maestro ideal es aquel que produce aprendizaje, y como un niño aprende cuando quiere aprender, lo primero es conseguir que quiera hacerlo. Dicen que la primera fase para resolver un problema es comprender un problema, pero no es cierto; la primera fase es ‘querer resolverlo’. Por eso el maestro ideal es aquel que permite que el alumno crea en sí mismo, que aprenda. Actualmente estamos confundiendo muchas cosas y estamos enseñando a los niños a poner la mesa, pero no les estamos enseñando a hacer garbanzos, y los garbanzos son fundamentales; es el saber. Y no podemos olvidar que hay que saber matemáticas, y hay que saberlas bien, pero la matemática es un medio, no es un fin. Es decir, ¿qué hago yo con las matemáticas para que tú desarrolles tu pensamiento, qué hago yo con las matemáticas para que tú seas mejor persona, para que crezcas cultural y socialmente? ¿Te planteo actividades del tipo cinco más tres igual a, para que pongas ocho, o te planteo actividades del tipo ocho igual a…, para que pongas 16 dividido por dos, cuatro por dos, dos al cubo, nueve menos uno…? En definitiva, para que comprendas cuántas posibilidades hay. Y es que no es la tecnología, es la mirada que nosotros tenemos, porque la creatividad es generar ideas. Crear es dar a luz, y el pensamiento es el mayor acto creativo.

Cuando me cuestionan acerca de cual es el mejor metodo de enseñanza les digo que un método no es más que un camino; el método ni es bueno ni es malo, como no hay material bueno ni malo y cuando se ha propuesto es porque se ha presentado como un camino para llegar a un fin. Yo les preguntaría a los que utilizan este tipo de métodos: ‘¿qué finalidad tienes?’, porque el método no es el objetivo, sino el procedimiento. Si la finalidad es sacar al niño adelante, que crea en sí mismo, que quiera hacer, que se sienta bien sabiendo, que aplique correctamente lo que sabe…, eso es lo que va a evaluar tu método, lo que tú pretendes con él y si lo consigues. Muchos presumen de utilizar el método A o el método B –por no nombrar ninguno–, y dicen que es el mejor, pero el mejor es siempre el que te permite sacar el niño adelante. Se ha demostrado suficientemente la valía de muchos de ellos, pero lo importante no es el método, es el maestro, el que aplica el método. Dadme al maestro, decía Giner de los Ríos, y quitadme todo lo demás, porque para qué quiero lo demás si no tengo al maestro.

2 comentarios en “Aprender enseñando

  1. Así es. Yo tengo un lema que llevé a cabo cuando hacía la Revista de Cultura a nivel divulgativo AZB, y mi lema es: Aprender de los que saben más y enseñar a los que saben menos. Si lo lleváramos a la práctica, el resultado sería maravilloso. Un buen artículo el que has traído a tu blog. Mi abrazo.

    Me gusta

  2. Gracias mil por sus palabras . Encuentro muy buenos articulos y no se cual publicar (jajaja) pero aprendo de lo que leo . Admiro su conocimiento y experiencia en lo que hace, yo aun aprendiendo como usar el blog, pero cuando logro algo por pequeño que sea me aplaudo. – mmm cambiare el titulo –
    Su comentario es muy gratificante y motivador. cariños donde sea que se encuentre. Abracitos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s